miércoles, 8 de enero de 2014

cobertor para taza o tazón, elaboraciones con punto bajo


Como ya os dije hay muchos trabajos que podemos hacer con este
punto. Desde pequeñas bolas o pelotitas para que jueguen los niños o hacer malabares, a simples pañitos de cocina, una gran manta para la habitación o el sofá, ropa, gorros, bufandas, manoplas, casi cualquier cosa. Como os comenté los amigurimis se hacen con este punto porque queda muy tupido y es el más sencillo para aumentar y disminuir.
Hoy quiero compartir con vosotros unos protectores para tazas o tazones que he hecho estas navidades para regalar. Los podéis hacer de cualquier color, o mezclarlos, porque quedan realmente bonitos y suelen gustar mucho.
Otro día os enseño a cambiar de color para que podáis hacer cosas muy bonitas y muy sencillas.
Espero que hayáis practicado el punto, ya véis que es muy sencillo, pero como para cualquier cosa que queramos hacer, necesita su tiempo, cuanto más lo hagáis más bonito y más igualado os quedará.
Para hacer el protector debemos empezar haciendo unas cadenetas. Yo os voy a decir las que he hecho para las tazas de colores, que son de un tamaño estándar, un poco más estrechas en la base que en la boca. Pero es tan sencillo como hacer unas cuantas, porque dependerá del grosor de vuestra lana o hilo de algodón, e ir midiendo, cuando consigáis tocar, sabiendo que empezamos por la parte más estrecha, la primera con la última con algo de tensión, ya lo tenéis. 
Empezamos haciendo 25 cadenetas, sin contar el nudo, y como
necesitamos una cadeneta al final para subir y hacer la primera vuelta, en total haremos en la primera vuelta de punto bajo 24 puntos bajos.
Hacemos una cadeneta al aire y damos la vuelta a la labor para hacer la segunda vuelta. Yo os recomiendo que lo hagáis así porque me parece que queda mejor que dando la vuelta y haciendo la cadeneta, pero probar vuestra opción.
Debemos empezar la segunda y todas las vueltas que necesitemos en el primer agujerito que veáis en la labor, porque de otra forma estáreis menguando, es decir quitando puntos. Yo os recomiendo que contéis hasta que tengáis cierta habilidad y que siempre tengáis los puntos justos, para esta segunda vuelta debemos hacer otros 24 puntos bajos.

Para la tercera vuelta añadimos un punto y lo haremos sencillamente, haciendo dos puntos bajos en el primer agujerito de la tercera vuelta, es decir en el primer punto bajo de la segunda vuelta.
Para esta elaboración sólo tendréis que añadir unos cuatro puntos si la lana es gordita o la ponéis doble como yo he hecho. Pero queda más bonito si los aumentos los hacéis cada dos vueltas, uno al principio de la labor y el siguiente contando dos vuelta al final, es decir en el punto 25, y así sucesivamente. Si todos los aumentos los hacemos en el punto número uno solo abriríamos ese lado y queda algo más feo. Así conseguimos dar un poco de amplitud en los dos extremos de la labor.

Cuando ya tengáis la altura suficiente, que en mi caso fueron 10 vueltas, como véis se hace en un ratito, pasamos a unir los dos extremos de la siguiente forma.
Desde el extremo de la última vuelta, sin hacer cadeneta, pasamos la aguja por el último agujero de la vuelta, cogemos la lana y la

pasamos de una sola vez hasta quedarnos con una sola hebra. Esto
se llama punto deslizado y normalmente se utiliza para unir como en este caso. Tiramos bien para unir los dos extremos. 

Lo siguiente será bajar con puntos enanos por uno de los lados de la labor hasta llegar justo al centro donde haremos unas cadenetas al aire para hacer un cordón, yo he hecho 20 cadenetas, y lo terminamos metiendo la aguja en el mismo agujero y haciendo otro punto deslizado. Seguimos haciendo puntos enanos hasta llegar al final de ese lado. Rematamos con aguja y cortamos.
Para que recordéis, explicaros brevemente que el punto enano se hace metiendo la aguja en el punto siguiente, cogiendo la hebra del dedo izquierdo y tirando, sacando la hebra por donde ha entrado y por el redondel del punto anterior. Como podéis ver es el mismo punto que el deslizado, pero que para cuando elaboramos es enano y para cuando cerramos es deslizado.
Haremos elaboraciones donde cambiemos de color y hagamos remates finales que son muy prácticos y la labor queda muy bonita
Para que las hebras vayan desapareciendo dentro de la labor lo único que tenéis que hacer es colocarlas detrás del punto que estéis haciendo, procurando que queden justo encima de la aguja y al coger la hebra del dedo de la mano izquierda para hacer el punto siguiente queda dentro, es decir, se va tejiendo por dentro del punto. Hacerlo durante cuatro o cinco puntos para garantizar que no se vaya la labor. Es la mejor manera de no hacer nudos ni tener que rematar con aguja de coser. 
Una vez que practiquéis es muy sencillo y queda superbonito y limpio.

Ya sólo nos queda meter nuestro cobertor y hacer una señal en el centro del pasador para poner el botón. Lo podéis poner del mismo color o de cualquiera que más os guste, igual que hemos hecho con el remate de puntos enanos.



Espero que estas explicaciones os sirvan para empezar a realizar vuestras propias elaboraciones de lana con ganchillo. Realmente es muy divertido y fácil de hacer.
Si os ha gustado dejarme un comentario y mandarme una foto, !!!!!!!!!!!!me encantará¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ 



No hay comentarios:

Publicar un comentario